Adjunto

Los adjuntos son fuentes alternativas de extracto (sustancias solubles en el mosto) que reemplazan algo de la malta en la cerveza. Muchos cerveceros usan los adjuntos como alternativas más económicas a la malta, sin embargo existen adjuntos que pueden impartir cualidades positivas a la cerveza.

Los adjuntos más conocidos—y tristemente demonizados—son los cereales que contienen altas cantidades de almidón—que será convertido en azúcares fermentables—y al mismo tiempo son más económicos que la malta, como el arroz y el maíz. El trigo, el centeno y la avena también son adjuntos, pero por sus niveles altos de proteína ayudan a incrementar el cuerpo y la retención del giste en nuestra cerveza—entre otras cosas más. Estos granos se agregan de diferentes maneras, ya sea sin tratamiento térmico previo—requieren gelatinización—o bien ya gelatinizados o modificados en presentaciones como micronizados o en hojuelas.

El azúcar también se usa como adjunto.  Lo más común es agregar el azúcar durante el hervor como sacarosa, fructosa, o inclusive azúcar candi. Esto ayuda a que el mosto tenga un mayor extracto fermentable, y por ende, una mayor cantidad de alcohol sin incrementar el cuerpo de la cerveza. El uso de azúcar como adjunto inclusive es tradicional en las recetas de las cervezas trapenses.

De todo lo anterior, también existen extractos líquido que se pueden considerar como adjuntos. 

Bamforth, C. (2012). adjuncts. En G. Oliver, The Oxford Companion to Beer (1st ed.). New York, NY: Oxford University Press.